Mario Poblete: “Quiero volar, no con drogas, sino en los sueños por surgir”

Mario Poblete: “Quiero volar, no con drogas, sino en los sueños por surgir”

En Avenida Portales, ubicada en la comuna San Bernardo, recorre el Metro Tren Nos. Entre las estaciones Maestranza y 5 Pinos, al costado de las vías viven de allegados Mario Poblete, de 28 años, junto a su pareja Marta Poblete (24) y sus tres hijas (5, 3 y 2 años). Mario abrió las puertas de su hogar y afectuosamente se dispuso a conversar con La Calle.

Él es un joven que estuvo durante 4 meses a la intemperie. Las drogas fueron el motivo que lo llevó a esa condición, donde pasó los momentos más difíciles de su vida. Comenta, que vivía en la casa de su madre junto a sus hermanos, pareja e hijas y tenía un trabajo estable. Toda la pesadilla comenzó cuando sus amigos le presentaron las drogas, que lo llevaron a una intensa adicción por la marihuana, cocaína y pasta base.

 

La caída

Mario cuenta que “todo en un principio iba bien. Mi señora no sabía, yo lo hacía a escondidas de ella. Luego comencé a llegar sin dinero y empezaron los problemas”. Su adicción provocó que perdiera el trabajo y al ver que no tenía dinero, comenzó a sacar objetos de la casa de su madre que luego vendía con el fin de tener lo suficiente para comprar drogas. Esta situación desató un conflicto familiar, su pareja e hijas debieron partir a la casa de su suegra, mientras que él comenzó a vivir en la calle.

Pasar por esa condición fue un proceso muy difícil para Mario Poblete. Vivió debajo de un puente, en la comuna Lo Espejo, donde encontró más personas en su misma situación pero que era una realidad que jamás pensó experimentar. Sufrió por su familia en especial por su pareja e hijas, pero le fue muy difícil dejar esa forma de vida, “yo me decía tengo que salir de esto, porque no es para mí y lloré, sufrí por mis hijas, pero después se complica porque uno vuelve a lo mismo”.

Nunca recibió ayuda de una organización, contó que es mucha la gente que está en esa situación y es poca la ayuda que reciben. Pero él reconoce que tuvo el apoyo incondicional de su pareja y su padre. Marta escuchaba atenta la conversación y recordó que cuando comenzó a vivir todo este proceso tomó la decisión de trabajar. Manifestó que nunca dejó de creer en Mario y trató de apoyarlo hasta el final, “sabía que él podía salir adelante, yo siempre estuve animándolo”.

 

Su adicción provocó que perdiera el trabajo y al ver que no tenía dinero, comenzó a sacar objetos de la casa de su madre que luego vendía con el fin de tener lo suficiente para comprar drogas. Esta situación desató un conflicto familiar, su pareja e hijas debieron partir a la casa de su suegra, mientras que él comenzó a vivir en la calle.

 

La familia fue un pilar fundamental

Mario también habló de su padre, quien fue una gran ayuda para él. “Mi papá estuvo en todo momento conmigo, me ayudó a salir adelante, me llevó a la iglesia, siempre me apoyó. Incluso salía en las noches a buscarme”.  Además, su padre lo instó a inscribirse en un centro de rehabilitación, pero él, tomó la decisión de superar esa condición por sí solo.

Dice que con fuerza de voluntad comenzó a salir adelante y a dejar de a poco las drogas.

Uno de sus primos se enteró de lo que estaba pasando y le ofreció auxilio en aquel momento. Todo estaba saliendo bien, aunque dejar las drogas era muy complicado, por lo que debió abandonar ese lugar y apareció otro de sus primos, le abrió las puertas de su hogar y le entregó todo el apoyo que necesitaba y vive con él hasta hoy.

Mario construyó unas piezas y comenzó a vivir nuevamente junto a Marta y sus hijas: “Me dieron las ganas de empezar a vivir de nuevo, no estaba viviendo, me estaba consumiendo”, reconoce Poblete.

“Espero que esta historia le pueda servir a alguien”

Ya son 2 meses de que superó la situación de calle y ahora está trabajando en una constructora de casas. Su deseo es recuperar lo que perdió y darles a sus hijas todo lo que no les entregó durante el tiempo que no estuvo. Mario reflexiona y asegura que “se puede salir adelante con esfuerzo y voluntad. Espero que esta historia le pueda servir a alguien”. Entiende que se puede surgir y ahora tiene sus metas claras, “ahora voy por el camino correcto. Quiero volar, ya no con drogas, sino en los sueños de uno por surgir y llegar más lejos de lo que estuve”.

 

Por Débora Alarcón.

Periodista.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Sube