Atrapados en algún lugar del tiempo

Atrapados en algún lugar del tiempo

¡Vaya año que tuvimos! Chile y el mundo parece un gran guion de ciencia ficción.

Otro fracaso constitucional, casos de corrupción, la seguridad copando la agenda y la comunidad acogotada por la constante alza en el costo de la vida mientras la clase política discute sin contenido ni propuestas para el desarrollo del país.

 

Por Ignacio Paz Palma.
Periodista. Docente UCEN.

 

Afuera, la cosa camina por rutas tanto o más escabrosas. Los vecinos eligen a un presidente cuyo discurso político se basa en cánticos de barra brava, poniendo en riesgo la estabilidad democrática argentina y de la región, El Loco, le dicen, hasta un libro ya se ganó; en Europa libran una guerra que pareciera haberse convertido en parte habitual del paisaje, mientras que Israel, en medio oriente, comete un genocidio sin precedentes en una manifestación de fuerza desigual sobre un pueblo palestino que muere por miles cada día y obliga a millones a desplazase a otras latitudes en un manto de temor con olor a bombas y sangre.

Así no más, vemos un mundo extremadamente complejizado e inestable.

Pero me voy a detener en la escena local. Los casos convenios, sin duda, son los más bullados de este año, ha estado durante todo el segundo semestre en la agenda informativa y es una piedra en el zapato para la gestión de Boric. Los medios de comunicación no han escatimado en hurgar hasta lo más profundo de esa costra y con justa razón, por cierto.

Esa es la función del periodismo, no sacar el ojo del poder.

¿Recuerda usted de cuánta plata estamos hablando? el director anticorrupción de la Fiscalía Nacional, Eugenio Campos, informó en agosto que están involucrados nada más ni nada menos que 32 mil millones de pesos provenientes desde el fisco repartidas en once regiones del país ¿Qué tal? Por ahora van 13 detenidos y al principal partido de gobierno caminando en la cuerda floja.

 

En ese audio se desempolva una compleja trama de enredos empresariales, engaños y coimas, precisamente para esto último eran los 100 millones, para moverse dentro del Servicio de Impuestos Internos y tocar la tecla correcta que permitiese encontrar soluciones rápidas a ciertas gestiones.

 

La caja chica y una constitución fallida

 

¿Se imagina contar con una caja chica de 100 millones de pesos? Así como para gastos imprevistos, para la propina. Yo no. Pero en el mundo de los multimillonarios a la chilena sí es posible. Así se evidenció en el sabroso audio grabado en el mes de junio por Leonarda Villalobos en una reunión con el abogado Luis Hermosilla y el empresario Daniel Sauer, en la comuna de Vitacura.

En ese audio se desempolva una compleja trama de enredos empresariales, engaños y coimas, precisamente para esto último eran los 100 millones, para moverse dentro del Servicio de Impuestos Internos y tocar la tecla correcta que permitiese encontrar soluciones rápidas a ciertas gestiones.  El abogado de los políticos y empresarios haciendo gala de todo su poder, contactos y triquiñuelas. Luego el caso deriva en investigaciones, querellas entre socios, facturas falsas y miles de millones involucrados. Otro Chile, a ese que no le afecta que suba el costo de la vida, más bien son los que nos suben el costo de la vida.

En fin, mientras las lucas van y vienen, se escribía la nueva propuesta constitucional, esa que fue hecha por la mayoría de ultraderecha que curiosamente fue elegida la gente que quería eliminar la constitución del dictador Pinochet, pero que el 4 de septiembre del 2022, esos mismos electores rechazaron el texto de los mandatados por el 80% de los chilenos y chilenas que sí representaban al común de la población y a los sectores que nunca han detentado el poder. Sí, cuesta entender esa trama, pero así somos. Como me dijo un colega periodista “dignos de un estudio sociológico”.

Bueno, después de 4 años donde pasamos de protestas, barricadas, violaciones a los DD.HH, un tratado de paz, un complejo proceso constitucional y muchas idas a votar, quedamos en el mismo punto en que estábamos el 18 de octubre de 2019, antes de las evasiones del metro. En el mismo lugar, pero con un país 3 veces más caro ¡Qué jugada, señores! ¿Y ahora qué? Imagino que será sin alegar.

Pasaron muchas más cosas, sin duda, pero se necesita harto espacio y tiempo para recordar cada una. Hoy ya pensamos en las celebraciones de fin de año y vacaciones de verano, pero no olvidemos que en este momento en el mundo se vive una crisis humanitaria con más de 6 millones de desplazados en Europa por la guerra entre Ucrania y Rusia. Un poco más lejos, en Gaza, hay más de 1 millón y medio de palestinos desplazados y un número que supera los 9.000 muertos tras los contantes bombardeos. El 70% son mujeres y niños. Y eso lamentablemente no es ciencia ficción.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Sube