Yamila Reyes, de corporación Abriendo Puertas: “Creemos en las segundas oportunidades, en la inserción laboral, social y familiar”

Yamila Reyes, de corporación Abriendo Puertas: “Creemos en las segundas oportunidades, en la inserción laboral, social y familiar”

En Chile, la reinserción de ex reclusas involucra aspectos como capacitación laboral, apoyo psicosocial y la reintegración a la comunidad. Para esto, existen algunos programas gubernamentales y organizaciones externas que proporcionan oportunidades para facilitar el proceso. Sin embargo, deben avanzar por un camino lleno de prejuicios sociales y faltas de recursos.

 

Por Camila Ortiz.

 

Yamila Reyes, trabajadora social y coordinadora de la corporación Abriendo Puertas, comenta sobre las principales problemáticas que enfrentan las ex reclusas cuando cumplen con sus penas carcelarias y deben reintegrarse en la sociedad. En dicho programa, se encargan de hacer un acompañamiento individual, en donde su principal objetivo es la inserción laboral.

La profesional hace hincapié en la falta de mecanismos post penitenciario que le permitan reintegrarse a la sociedad lo que de alguna manera podría afectar a la expectativa que tienen las mujeres en la inserción laboral dependiente, “con un contrato de trabajo que les asegure un dinero fijo y además ser parte de este mundo”.

Respecto a lo anterior, asegura que la corporación cuenta con organizaciones sensibilizadas con esta situación. “Nosotros estamos en alianza con un programa que se llama Juntos por la Reinserción y ellos unifican a todas las organizaciones que trabajan esta área”, eso genera espacios que Reyes destaca como una de las fortalezas de este programa donde las mujeres que alguna vez perdieron la libertad “pueden descubrir de lo que son capaces de hacer con sus propias manos, con su propia inteligencia, con lo que ellas han aprendido (…) mejorando notoriamente su autoestima”.

 

 

¿Cuáles son los principales motivos que las impulsa a mantener esta corporación?

 

Los principales motivos que nos impulsan, son el poder visibilizar la marginación, violencia, vulnerabilidad de las mujeres que están privadas de libertad. A poder ayudarlas y colaborar en su reinserción, tanto en su etapa de reclusión, como también una vez que recuperan su libertad. La cárcel femenina es muy distinta a la de los hombres, comenzando por el abandono y el rol de la mujer en el hogar, es por eso que considero que la mujer recibe una triple condena: la sentencia y condena de meses o años por el delito que cometió, el estar separada de su familia, sus hijos principalmente y la condena social.  Creemos en las segundas oportunidades, en la inserción laboral, social y familiar, donde el rol de la institución es súper importante en su proceso después de recuperar su libertad.

 

¿Qué barreras legales y sociales dificultan la reinserción laboral de las mujeres que ya cumplieron su condena?

 

En esto pueden influir los antecedentes penales, la discriminación hacia ellas por el estigma social que existe, las pocas oportunidades laborales, falta de mecanismos post penitenciario que le permitan reintegrarse a la sociedad, la precariedad residencial, falta de red de apoyo familiar y social. Además, es necesario incrementar las estrategias de reinserción familiar previo a su salida porque son el apoyo principal en este proceso.

 

 

¿Cuáles considera que son las motivaciones y expectativas más comunes de aquellas que recién se van integrando al mundo laboral?

 

En esta línea, las expectativas al momento de su salida, es el ambiente laboral y económico, el poder generar ingresos para sustentarse ellas mismas, independizarse muchas veces y también ser un apoyo para las familias. Principalmente la expectativa está en la inserción laboral dependiente, con un contrato de trabajo que les asegure un dinero fijo y además ser parte de este mundo. Aunque también es un desafío al tener que volver a las costumbres, o tal vez ellas no las tienen insertas, por el mismo hecho de que en general los delitos de las mujeres son microtráficos, hurto, entonces me entenderás que ese tipo de ”trabajos” es dinero fácil, rápido, entonces también es un desafío para ellas poder insertarse a este mundo en donde tienen que cumplir un horario, tienen que cumplir órdenes, deben ser puntuales, tener competencias laborales y principalmente lo ideal es permanecer en un lugar. Eso les genera bastante felicidad, de hecho, tenemos una interna que ya lleva bastante tiempo en una empresa con la que estamos asociados, Ecocitex, y una de las cosas que ella más valoriza es el poder ser constante en ese lugar.

 

 

…es un desafío para ellas poder insertarse a este mundo en donde tienen que cumplir un horario, órdenes y ser puntuales (…) Tenemos una interna que ya lleva bastante tiempo en una empresa y una de las cosas que ella más valoriza es el poder ser constante en ese lugar.

 

 

En diversas empresas se ha visto que existe una brecha salarial entre hombres y mujeres. ¿Cómo se lucha, además, con la diferencia salarial entre ex reclusas y aquellas que nunca han estado en prisión?

 

Bueno, en relación a esta misma pregunta, bien como tú explicas, hay una brecha salarial según el género, más aún cuando hay mujeres que están con antecedentes y algunas que no, por ende, claramente es demasiado difícil para las que están con antecedentes penales conseguir un trabajo y por eso recurren, sobre todo en su primera etapa de salida, en sus primeros meses o años de haber cumplido su condena, a instituciones u organizaciones como la nuestra, la cual ayuda, apoya, en relación a la inserción laboral.

Es demasiado complejo, hemos visto casos en donde hay mujeres que ellas mismas han ido con su currículum a presentar su documento para pedir o solicitar un empleo que, lamentablemente, el hecho de que tengan antecedentes les impide poder acceder a esta empresa. Hoy contamos con hartas organizaciones que están con una sensibilidad en relación a la reinserción, sobre todo laboral. Nosotros estamos en alianza con un programa que se llama “Juntos por la reinserción” y ellos unifican a todas las organizaciones que trabajan esta área, también cuentan con una bolsa de trabajo a la que nosotros recurrimos como mecanismo, además como corporación contamos con algunos convenios, empresas las cuales nos han entregado ofertas laborales o han entregado su espacio para poder insertar y entregar una oportunidad a mujeres que tengan condena.

 

 

Considerando que no existe una ley concreta en los trabajos para combatir la discriminación hacia ex reclusas, ¿de qué manera se evita que estas mujeres estén tan expuestas a la crítica social?

 

Una manera de no exponerlas a esta crítica social es que el antecedente penal solamente quede en evidencia entre las partes y no con el resto de los trabajadores. Esto con el fin de poder, en cierta forma, no hacerlas sentir incómodas y mucho menos que pueda ser criticadas socialmente, sabemos que el tener antecedentes penales genera cierta crítica, desconfianza y discriminación, por lo mismo tratamos de no exponerlas, tratamos de cuidarlas. Además, no es una información que debiese ser entregada al resto de los trabajadores, el cual en algún minuto puede ser, tal vez, expuesto y esto pueda generar incomodidad a la usuaria que atendemos. Así que una manera de cubrirlas, de no exponerlas y de ayudarles, es que en la medida que nosotros las insertamos laboralmente, la empresa ya tiene conocimiento de sus antecedentes, sin embargo, tratamos de cubrir esa información para que no quede expuesta y obviamente que no haya una sanción social.

 

Desde su punto de vista, ¿Cómo cambia la vida de estas mujeres al brindarles una segunda oportunidad?

 

Esto ha permitido tener cambios significativos, pero no tan solo desde la parte monetaria, no tan solo desde poder recuperar su autonomía, sino que también parte desde un sentido o desde un punto de vista mucho más interno. ¿A qué me refiero? A que ellas mismas pueden descubrir de lo que son capaces de hacer con sus propias manos, con su propia inteligencia, con lo que ellas han aprendido. No es tan solo insertar laboralmente e inducirlas a un camino dentro del marco de lo que es la legalidad, de lo que es lo correcto, sino que también les permitimos y vemos cambios significativos en su autoestima, en su autoconcepto y esto también trae cambios a nivel familiar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Sube